Este libro es un planteo en tres tiempos, tres gramáticas, tres sonoridades: un crítico cultural contemporáneo, un manifiesto libertario que circuló en Buenos Aires durante la guerra de Malvinas y una entrevista a Massera en 1980. La constelación es inquietante y sugiere la presencia de un vórtice que no puede ser explicado de una vez y para siempre, sino más bien recorrido en algunas de sus superficies. Una problemática antes que un concepto o un hecho: los golpes, las experiencias que violentan las sensibilidades colectivas, son reacios a las totalizaciones del discurso. La constelación es inquietante además porque abre grietas en los muros en torno de lo que quisiéramos haber resuelto a través del juicio y del castigo a los perpetradores, para sugerir que somos responsables, aquí y ahora, de todas las víctimas más allá de cualquier cálculo. Una responsabilidad que no se agota en la ley y sus procesos, sino que se expande de una manera intensa, deontológica, práctica: somos infinitamente responsables ante todas las víctimas para aspirar a seguir siendo lo que éramos.

Golpes. Malvinas, democracia, dictadura - Alejandro Kaufman - Hekht

$550,00
Golpes. Malvinas, democracia, dictadura - Alejandro Kaufman - Hekht $550,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Medio Pan y Un Libro Virrey Avilés 3700 (esquina 14 de Julio), Villa Ortúzar, Buenos Aires. Atención de Lunes a Viernes de 11 a 19 hs. Sábados de 11 a 17 hs.

    Gratis

Este libro es un planteo en tres tiempos, tres gramáticas, tres sonoridades: un crítico cultural contemporáneo, un manifiesto libertario que circuló en Buenos Aires durante la guerra de Malvinas y una entrevista a Massera en 1980. La constelación es inquietante y sugiere la presencia de un vórtice que no puede ser explicado de una vez y para siempre, sino más bien recorrido en algunas de sus superficies. Una problemática antes que un concepto o un hecho: los golpes, las experiencias que violentan las sensibilidades colectivas, son reacios a las totalizaciones del discurso. La constelación es inquietante además porque abre grietas en los muros en torno de lo que quisiéramos haber resuelto a través del juicio y del castigo a los perpetradores, para sugerir que somos responsables, aquí y ahora, de todas las víctimas más allá de cualquier cálculo. Una responsabilidad que no se agota en la ley y sus procesos, sino que se expande de una manera intensa, deontológica, práctica: somos infinitamente responsables ante todas las víctimas para aspirar a seguir siendo lo que éramos.