El hombre, ese hombre que quiere iniciarse en la filosofía se encuentra en su pensar meditativo y en busca del fundamento, ya siendo en un mundo. Clarificar este hecho, analizar esta estructura, pensar este momento primerísimo que es supuesto por todo lo humano, que soporta todo lo que el hombre es y hace, es el objeto de la introducción a la filosofía. Pero, al mismo tiempo, ilumina al hombre en su esencia, lo describe en aquellas sus notas radicales. Se trata entonces de antropología filosófica. Y seguido: La «de-strucción» de la historia de la ética no tiene un mero carácter destructivo sino crítico. La «historia» de la ética no pretende simplemente informar sino aclarar una constitución. La «ética» de la que hablamos no es ni el êthos vigente en cada uno de nosotros o en las culturas y grupos, sino una ética ontológica (ethica perennis) cuya historia se ha ido fraguando en el oscuro hontanar de las éticas filosóficas dadas, que no fueron sino el pensar determinado a partir y sobre êthos concretos. Lo mismo es decir «de-strucción de la historia de las éticas filosóficas», que «des-cubrimiento de la gestación histórica de la ética ontológica». 

Lección de antropología filosófica - Enrique Dussel - Las cuarenta

$1.600,00
Lección de antropología filosófica - Enrique Dussel - Las cuarenta $1.600,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Medio Pan y Un Libro Virrey Avilés 3700 (esquina 14 de Julio), Villa Ortúzar, Buenos Aires. Atención de Lunes a Viernes de 11 a 19 hs. Sábados de 11 a 17 hs.

    Gratis

 El hombre, ese hombre que quiere iniciarse en la filosofía se encuentra en su pensar meditativo y en busca del fundamento, ya siendo en un mundo. Clarificar este hecho, analizar esta estructura, pensar este momento primerísimo que es supuesto por todo lo humano, que soporta todo lo que el hombre es y hace, es el objeto de la introducción a la filosofía. Pero, al mismo tiempo, ilumina al hombre en su esencia, lo describe en aquellas sus notas radicales. Se trata entonces de antropología filosófica. Y seguido: La «de-strucción» de la historia de la ética no tiene un mero carácter destructivo sino crítico. La «historia» de la ética no pretende simplemente informar sino aclarar una constitución. La «ética» de la que hablamos no es ni el êthos vigente en cada uno de nosotros o en las culturas y grupos, sino una ética ontológica (ethica perennis) cuya historia se ha ido fraguando en el oscuro hontanar de las éticas filosóficas dadas, que no fueron sino el pensar determinado a partir y sobre êthos concretos. Lo mismo es decir «de-strucción de la historia de las éticas filosóficas», que «des-cubrimiento de la gestación histórica de la ética ontológica».