A principios del siglo pasado, se sancionaron dos leyes infames, la denominada Ley de Residencia, en 1902, y la Ley de Defensa Social, en 1910 que posibilitaron la expulsión, la prisión o el confinamiento de miles de extranjeros y de trabajadores de ideas revolucionarias durante más de 50 años. El alejamiento forzado es el tema de este libro. La dedicación de Gabriela Costanzo a estas congojas merece gratitud y recono-cimiento, pues casi nadie se ocupo de revisar, releer e interrogar archivos, diarios, revistas, discursos publicados en los diarios de sesiones del Parlamento, y el texto mismo de las leyes. No se concibió a estas leyes como antecedentes bárbaros de persecuciones posteriores, ni siquiera como una vergüenza más de la nación argentina. Los deportados del pasado se transmutan en los maltratados de la actualidad: inmigrantes reenviados a sus países de origen, poblaciones desplazadas por motivos de limpieza étnica, personas secuestradas y transportadas por servicios secretos a lugares de detención en limbos jurídicos. Son los indeseables del mundo. Este no es el fruto de un interés académico sino de un oír. Es un acto que viene a reparar una enorme injusticia.

Los indeseables - M. Rubel y L. Janover - Madreselva

$400,00
Los indeseables - M. Rubel y L. Janover - Madreselva $400,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Medio Pan y Un Libro Virrey Avilés 3700 (esquina 14 de Julio), Villa Ortúzar, Buenos Aires. Atención de Lunes a Viernes de 11 a 19 hs. Sábados de 11 a 17 hs.

    Gratis

A principios del siglo pasado, se sancionaron dos leyes infames, la denominada Ley de Residencia, en 1902, y la Ley de Defensa Social, en 1910 que posibilitaron la expulsión, la prisión o el confinamiento de miles de extranjeros y de trabajadores de ideas revolucionarias durante más de 50 años. El alejamiento forzado es el tema de este libro. La dedicación de Gabriela Costanzo a estas congojas merece gratitud y recono-cimiento, pues casi nadie se ocupo de revisar, releer e interrogar archivos, diarios, revistas, discursos publicados en los diarios de sesiones del Parlamento, y el texto mismo de las leyes. No se concibió a estas leyes como antecedentes bárbaros de persecuciones posteriores, ni siquiera como una vergüenza más de la nación argentina. Los deportados del pasado se transmutan en los maltratados de la actualidad: inmigrantes reenviados a sus países de origen, poblaciones desplazadas por motivos de limpieza étnica, personas secuestradas y transportadas por servicios secretos a lugares de detención en limbos jurídicos. Son los indeseables del mundo. Este no es el fruto de un interés académico sino de un oír. Es un acto que viene a reparar una enorme injusticia.